2.20.2011

1. Milagros de Nuevo Año

Cuando vives en una ciudad como Lima y cuando eres un devoto de quedarte despierto hasta altas horas de la madrugada conversando con contactos del MSN, las posibilidades de quedarte dormido hasta altas horas de la mañana son altas, sobre todo para fechas muy importantes como el año nuevo.

Luego de salir corriendo de mí casa y tomar un taxi hacia Surco donde todos se reunirían, tuve la ilusión de que el taxi llegara en treinta minutos, no tome en cuenta el terrible trafico que había a esas horas de la mañana en la Av. Circunvalación, el punto es que llegué más o menos temprano, pero grande fue mi sorpresa cuando sólo estaba uno de ellos, José Cárdenas. Había planeado para año nuevo variar un poco y salir a conocer nueva gente, fue entonces que le pregunte dónde estaban los demás, me respondió que estaban en camino, veinte minutos después, aparecen: Ignacio Sotomayor y Martin Fuentes, todos ellos amigos de José Cárdenas, a quien había conocido meses atrás en una disco. Esperamos diez minutos más a que llegara Gian Paul Barrera, mientras tanto nos pusimos a conversar sobre la vida, cuando llegó el susodicho fue todo un espectáculo, llegó con un morral rojo con líneas amarillas y una serie de chucherías, yo solo rogaba que por favor ingresemos todos en el taxi para que nadie nos pueda y ver; además, porque quería conocer la famosa playa gay que está al sur de Lima.

Luego de ello y de saber la opción de cada uno, me puse a pensar un poco en lo que se ha puesto de moda en Lima; últimamente, la mayoría de activos esta prefiriendo juntarse con pasivos, es decir, un activo por cada cuatro o tres pasivos, en otras palabras, cada grupo de pasivos tiene su activo en este caso era Martin. Este fenómeno se ha ido repitiendo en varios grupos que he ido conociendo, ya veremos si cambia. Pasar año nuevo en la playa “Cerro la Virgen” fue una experiencia religiosa, inicialmente pensábamos ir a Punta Hermosa, pero por factores que sólo Gian Paul sabe decidimos en plena panamericana sur ir hacia “Cerro la Virgen”. La noche fue, sin lugar a dudas una experiencia religiosa como ya les había comentado, a la espalda de los baños había “fiestas privadas” donde todos estaban invitados, el único requisito era ir semi-desnudo y con muchas tragos de más, hasta en los propios baños las habían, en las carpas las habían también y la pista de baile en sí ya era una. Familias, gays, lesbianas, heterosexuales era una reunión de identidades sexuales. Nosotros habíamos demarcado nuestra zona de campamento, pero como las personas llegaban de todas partes esta se vio reducida a sólo nuestras carpas, sin duda, perdimos el sentido de ubicación y el sentido de la razón, dado que el que no tomaba en esa playa era porque ya estaba desmayado en algún rincón, lo cierto es que esa noche pasaron muchas cosas; exactamente, en mi caso pasaron dos y en el caso de otros creo que hasta ocho puede resistir el cuerpo. La vida en sur es más hermosa, pero lo que nunca voy a olvidar fue la conversación que tuve con Gian Paul cuando me lo encontré en el “baño de las fiestas.

Gian Paul: ¡Pablo! ¿Qué haces aquí? – con una sonrisa maliciosa.

Yo: aquí viendo las estrellas un poco – con una sonrisa maliciosa y un poco de risas.

Gian Paul: bueno a mí ya me han hecho ver muchas esta noche.

Luego de esta pequeña e importante conversación habrán pasado unas cuantas horas para que me vaya a dormir y amanecí en la carpa del ex de José Cárdenas con una persona completamente desconocida para mí, pero muy conocida entre el grupo de José, Renzo Rivadeneira. La verdad es que no me acuerdo que paso, pero felizmente estaba con ropa. Luego regrese a mi casa, me bañe, comí y dormí hasta el día siguiente. Muchas personas reciben los regalos en Navidad, pero todos los que fuimos a Cerro la Virgen lo recibimos ese mismo primero del 2011, en mi caso por partida doble, en otros casos por partida múltiple.
Share:

0 comments:

Post a Comment