4.10.2011

14. Mr. Incompatible

Últimamente las tendencias en Lima están un poco raras. Lo normal es que en vísperas de verano la gente se empareje con otras personas, para poder llevar un verano inolvidable, también algo normal en Lima es que la gente permanezca en el closet, por lo menos hasta que cumpla treinta, esta ha sido la corriente, al menos hasta ahora; además, lo normal en Lima es que uno tenga al menos un grupo de amigos de cuatro personas, donde tres sean solteros; es decir, lo normal en Lima es que la gente este soltera. Sin embargo, ha ocurrido algo inimaginable en estos últimos meses, la gente se está emparejando, está que sale del closet como polillas y yo no tengo ningún amigo cercano que esté soltero. La verdad es que esta es una tendencia en ascenso y por lo visto bastante masiva. Hace unos días mientras conversaba con Daniel Fort, después de mucho tiempo de no verlo, decidimos salir a un café a conversar.




-Pablo, tengo un poco de miedo – me dijo Daniel Fort, algo preocupado.

-¿Pasó algo malo con André? – le pregunté algo confundido, porque Daniel Fort no me suele llamar muy seguido para verlo.

-No, nada de eso, yo estoy muy bien con André, el problema es otro – me dijo, tratando de calmarme.

-Entonces, dímelo de una vez – contesté.

-La verdad es que creo que me estoy volviendo fiel, hemos reducido las horas sexuales con André y le voy a decir a mi madre que soy gay, el problema es que no sé cómo – me dijo.

-Pero Daniel, no comprendo… ¡te estás volviendo fiel! – le dije sorprendido.

-Pensé que te sorprendería más lo segundo, pero sí; últimamente, cada vez que pasa un chico por mi lado, ni siquiera lo veo, es más ni siquiera pienso en tener algo sexual con él – me dijo preocupado.

-Tal vez, te hayas enamorado de verdad, tal vez la etapa de infidelidades entre los dos ya ha terminado o tal vez ustedes, al inicio, nunca estuvieron enamorados, pero ahora sí – le dije, teniendo muchos pensamientos en mente.

-No lo sé, pero me da miedo sentirme vulnerable ante André, ya sé qué podemos hacer, hay que salir este fin de semana – me dijo.

-De acuerdo y sobre lo de André, la verdad es que en el Amor todo es riesgo – le dije demostrando sabiduría.



Luego de conversar mucho tiempo, de desearle suerte, dado que esa noche iba a decirle a su madre que él era gay (algo que de seguro su madre ya sabía, dado a todos los hombres que entraban y salían de su habitación) y de darme cuenta que estaba por enfermarme, me eché en mi cama y me puse a pensar sobre lo que me dijo Alonso Castillo, quién es uno de mis mejores amigos de hace mucho tiempo, fue bastante especial en mi vida y fue alguien de quién Daniel Fort se enamoró en algún momento muy corto (me enteré esa misma tarde en la conversación con Daniel); dos días atrás en un café miraflorino, él acababa de terminar con una relación con una pareja bastante intensa que tuvo y necesitaba compañía, me llamó y fuimos a tomar unos tragos, obviamente hablamos de su culminada relación, así como otros temas más, pero la gran interrogante era yo ¿Qué había sido de mi?



-Pablo, ahora cuéntame tu, hace mucho que no sé cómo vas en el amor – me preguntó, muy curioso.

-¿Por qué todo el mundo me pregunta lo mismo? La verdad es que he decidido estar soltero, toda mi vida – dije algo dudoso.

-Eso no te lo creo, no podrías ¿Qué pasó con aquél que me contaste, quién también fumaba tronchitos? –me dijo Alonso, él me conocía muy bien, lo cierto es que no me iba a conformar con ser soltero toda mi vida, por lo menos, no me iba a conformar con no buscarlo; Alonso, también fumaba esporádicamente.

-¿Hablas de Daniel? Estuvimos hablando hace poco, me invitó para ir a su nuevo departamento, pero no voy a ir, no quiero verlo nunca más, él no me quiere y yo tampoco, así que estamos parches – le dije.

-¿Qué Daniel, Daniel Fort?, pero pensé que él tenía enamorado – me dijo bastante confundido.

-No, Daniel Fort es mi mejor amigo; mira, para que no te confundas otra vez con Daniel a secas, voy a ponerle un apodo, me copiaré de una serie y del apodo que le puso un amigo mío a su chico, Mr. Main, ¿te parece? – le dije algo molesto, porque estaba cansado que la gente se pare confundiendo de Danieles.

-Me parece bien, cuéntame – me contestó.



Así que le conté que Mr. Main y yo nos habíamos visto hace unos meses, después de año nuevo en su casa, donde finalmente le pregunté si en algún momento me había querido o no, pues este me respondió “de una manera especial” y para mí fue más que suficiente para cerrar el libro de fantasías que me había creado. Me quedé un poco pasmado cuando Alonso me preguntó directamente si Mr. Main llevaba el asunto de la marihuana como una forma de vida y le respondí que sí, en ese momento me pareció raro que no me comentara nada sobre la larga historia que me pasó en Enero con Mr. Main, pero luego lo entendí; Alonso me dijo que ese tipo de personas tienen una forma diferente de ver la vida, una forma que nunca podré entender, al menos que me meta en su vida totalmente, pero lamentablemente él no había visto absolutamente nada en común entre Mr. Main y yo, lo mejor era que me olvidara y lo destierre de mi vida, pero después de pensarlo un poco, Alonso me dijo que tenían una forma diferente de demostrar su aprecio ante las otras personas, nunca me iban a decir que me querían o que me amaban, pero tal vez había alguna señal Mr. Main me iba a dar a conocer. Fue entonces que le conté a Alonso que el día que fui a ver a Mr. Main en Enero a su loft, le hice un comentario un poco fuerte “¿Cómo puedes vivir así?” por las condiciones no muy ordenadas de donde vivía, un mes después Mr. Main me estaba enviando un mensaje diciéndome que se había mudado a un lugar más amplio, no sé si habrá sido por lo que le dije, pero en todo caso, lo hizo. Además, le comente algunas otras cosas que Mr. Main y yo habíamos pasado, en ese momento, Alonso reflexionó y me dijo que esa clase de personas eran muy nobles y que si realmente habían pasado así las cosas, valía la pena conocerlo más; realmente esa noche, me sentí como un estúpido, nunca antes había hablado de esto con Alonso y era él quién tenía la respuesta, esa noche aprendí que todas las personas no pueden ser vistas con los mismos ojos, hay veces que tenemos que aumentar el zoom, aún así me quede con la duda, lo llamé y le pregunte si podía ir a verlo, Mr. Main me preguntó ¿ahorita?, le respondí que no, que lo mejor sería mañana en la noche, dado que eran las dos de la madrugada y así fue, después de ir a estudiar inglés fui al departamento de Mr. Main.



-¿Cómo has estado?- fue lo primero que me preguntó.

-muy bien y tu – le devolví la pregunta.

-también, ¿Por qué quisiste volver a verme? – me pregunto fríamente.

-tu hace unas semanas, me lo pediste – respondí.

-sí, es verdad, ¿quieres algo de comer o tomar? – preguntó.

-sí, gracias, algo de tomar estaría bien – respondí y antes de que se fuera a traer las cosas, sin pensarlo dos veces lo agarre del polo y lo besé; él sólo cerró los ojos y su boca.

-¿por qué haces esto? – me preguntó, no tenía la menor idea de qué podía estar pasando por su mente.

-porque quiero – respondí.

-está bien, quiero esperar más tiempo – me dijo, algo que me pareció raro ¿Mr. Main esperando?



Esa noche tuve que esperar tres horas para poderlo besar, a pesar que llegue a las nueve de la noche a su casa, no pusimos a conversar, ver televisión, él se recostó en mi, luego yo en él, esa noche fue como todas, bastante “romántica” por decirlo de alguna manera. Al día siguiente, me levanto temprano, dispuesto a irme, pero no pude Mr. Main por algunas complicaciones no me dejo irme y volví a esperar cuatro horas más desde las siete que me levanté; la verdad, es que me gustó estar con él todo ese tiempo y me hubiera quedado más tiempo, pero los dos teníamos algunas cosas que hacer.

Tal vez Alonso Castillo, Gian Benavente, quién sorprendentemente tiene su primer novio serio y hasta Daniel Fort, quién me preguntó por teléfono “¿no que no ibas a volver a verlo?”, tengan razón; tal vez Mr. Main y yo no seamos compatibles.



Días después, mientras conversaba con Alonso Castillo y le contaba lo que pasó aquél día, le reclamé por qué me había alentado a salir con Mr. Main, me respondió que yo mismo había creado esa posibilidad



-Fue en la mañana cuando le dije que lo querría por siempre y él me respondió que también. Te juro que no sé si creerle – le dije, mientras conversábamos.

-Tienes miedo a que termines herido – me respondió Alonso.

-Sí, aunque la verdad es que Mr. Main no quiere estar con nadie, ni conmigo, no quiere nada. No me va a querer como yo quiero que me quiera, o sea no va a estar dispuesto a dar el segundo paso por mí, yo nunca voy a ser el único en su vida – le dije.

-es que no piensan lo mismo – respondió.

-sí, ya sé, gracias por recordármelo y por animarme a seguir viéndolo, aunque algo dentro de mi me dice que lo vea, pero hay otro lado que me dice que no – le dije.

-Al menos la pasaste genial, yo me sentía igual con mi último ex, a pesar que Daniel Fort me decía que lo siga viendo, tú me decías que no y mira como terminó, pero así es la vida, nunca puedes jugar a la segura. Si realmente quieres estar con él, haz lo que aún no has hecho y tal vez en el camino te lleves una bonita sorpresa, ahora si ya diste todo, pero no funcionó al menos te quedan los recuerdos, en lugar de no haber hecho nada – contestó.

-Tal vez estoy pidiendo demasiado a alguien como Mr. Main, creo que tú tienes razón, somos incompatibles y él se dio cuenta primero que yo – dije, tratando de concluir.

-Puede ser, la verdad sólo tú lo conoces, aunque al menos te queda la posibilidad de ser amigos – dijo Alonso.

-No podría ser amigo de Mr. Main – contesté.

-Te entiendo, yo tampoco podría será migo de mi ex – respondió.



Fue en ese momento que me di cuenta que en la conversación no sólo había un corazón herido sino dos, en ese momento pensé que aquél sentimiento de amistad que sentía hacia Alonso era completamente diferente al que sentía por Mr. Main cuando estaba al lado mío, tal vez jamás él podría ser un amigo mío, entonces ¿Cuándo uno quiere a alguien de verdad es imposible transformar aquél sentimiento, a uno de amistad?, ¿Aquella persona que estuvo o que tal vez está en tu vida nace con una imagen, la cual es casi imposible de cambiar?, sea como fuere, sólo nosotros mismos tenemos la respuesta a estas interrogantes, sean positivas o negativas, al menos te queda aquél sentimiento inexplicable que tienes dentro de ti cuando alguien te dice que te querrá por siempre.



Share:

0 comments:

Post a Comment