4.24.2011

17. Tiempo para ti

Existen seis tipos de FACEBOOKERS; los primeros, que cambian y editan su foto interminables veces en un mismos día y siempre los paras viendo en tu muro; los segundos, quienes son bastante comunes últimamente, ponen fotos con muy poca ropa o tocándose alguna parte de su cuerpo, creo que lo hacen para aparentar que tienen buen cuerpo, pero otras, para aparentar que tienen muy buen ego; los terceros, la gente que pone que es fea o se siente muy triste para llenarse de elogios o para llenar su muro con caritas tristes; cuarto, las personas que llenan tu muro con invitación o pedidos de CITYVILLE, o sea los CITIESVILLERS; quinto, los que siempre actualizan su estado y sexto, los que roban tus videos interesantes y los re publican, como si ellos lo hubieran encontrado. Además, existe un tipo extra, que son los “estudiosos” siempre hacen trabajos o estudian por ese canal, lo cierto es que este medio nos ha ayudado a simplificarnos la vida y en otros casos para darte cuenta que ya no tienes novio/a. Después de varias semanas, volví a salir a correr, hacía un poco de frio, pero estaba abrigado, vi a los mismos de siempre; la mujer con el cabello muy largo, la señora con un moño enorme en la cabeza, los dos jóvenes que parecen futbolistas e inclusive al chico que siempre me mira, esta vez iba a ser diferente, esta vez no sólo saldría a correr con el propósito de formar un buen cuerpo, esta vez salía a correr para sentirme mejor, después de eliminar a Mr. Main del FACEBOOK y del MSN, aunque aún me quedaba eliminarlo del celular, no saben lo difícil que pudo ser, la historia comienza, después de que me decidiera apartar a Mr. Main de mi vida. Aquel fin de semana, bastante triste, había aceptado en salir a un evento con mi mejor amigo Gian Benavente, aquél evento estaba organizado por toda la pasividad de la católica, iba a ser como casi todos los eventos, “open-minded”, no sólo iba a ir él con su amigo BI-curioso, sino también Diego Miro Quesada, uno de los antiguos romances imposibles de Gian, que con la aparición de alguno de sus ex terminó por olvidar; digamos que Diego y yo siempre nos echábamos miradas, pero nunca paso nada porque sabíamos que teníamos a Gian de por medio. El punto es que hace unas semanas atrás, en una fiesta de las tantas que hay en Lima, lo vi y nos besamos, pero fue porque tanto como él y yo estábamos ebrios; Gian, ya no era un impedimento, así que lo hicimos, no fue muy bueno, pero tampoco fue muy malo, simplemente fue.
Esa noche, decidí salir con Daniel Luna, Gian Alarcón, quién es un chico que conocí hace unas semanas y nos hemos vuelto muy amigos y con Guillermo Rivarola, quien no es el futbolista, para los que saben de futbol. En la calle, me encontré con el trío: Gian, Diego y su amigos BI-curioso. Hicimos grupo y fuimos a recoger a más gente en el mismo centro de Miraflores, luego me encontré con Alonso Bazalar, otro de mis mejores amigos, él ya estaba saliendo con otro chico y aparentemente se veía muy feliz, al igual que todos con los que estaba al lado y así como en el pasado, cogí un cigarrillo, después de muchísimo tiempo y volví a fumar; obviamente, no como antes, pero sí volví a sentir en mi cuerpo aquella sensación que te da un cigarrillo por las calles de Miraflores, acompañado por tus más grandes amigos.
Después de despedirme y de estar presente en algunos hechos de los que les contaré en otro momento, salí del local, cigarrillo en dedos y mire la luna, la mire como nunca antes la había visto y sonreí, como nunca antes lo había hecho, tal vez no tenía un Mr. Main al lado, como la mayoría de mis amigos, pero los tenía a todos ellos, haciendo de mi vida más emocionante. Tal vez no tenga una persona que piense en mí, pero tengo muchos amigos que me hacen la vida más feliz. Fue entonces, que llegué a mi casa, prendí mi laptop y comencé a borrar todos los mensajes de Mr. Main del FACEBOOK, luego del MSN y después de pensar por mucho tiempo en todo lo que vivimos, echado en mi cama, cogí el celular, seleccioné la carpeta donde estaba Mr. Main dentro de mis contactos y lo eliminé. No fue fácil, cuando quieres a alguien de verdad y ahora lo entiendo, no es fácil hacer este tipo de cosas, pero por tu bien sabes que lo debes de hacer.
Al día siguiente, después de despertarme, me sentí renovado y completamente nuevo; me había quitado un gran peso de encima, fui a mi closet y vi la ropa que tenia, polos, polos y más polos; decidí que era tiempo de crecer, cogí los polos y los separé con toda la ropa de la universidad, era tiempo de camisas y de cambiar un poco, era tiempo para mí, como nunca antes lo había hecho, esa misma tarde fui a Miraflores a ver que había, cogí un polo muy antiguo de hace algunos años, que siempre usaba, pero que guardé por ningún motivo en especial y fui a Miraflores, tomé un taxi, le dije al chofer que parara en Larco y comencé a caminar, con Marlboro Light en dedos y me puse a pensar en todas las cosas que me habían pasado en el día, así como antes lo hacía, fue entonces que me di cuenta que volvía a las canchas, sólo sonreí y decidí tomar un tiempo para mí, junto a mis cigarrillos y a la banca de siempre en Miraflores.


FIN DEL CAPITULO I

Share:

0 comments:

Post a Comment