5.08.2011

18. Mundo de Altos

Había una vez un trujillano, escritor de Blogs, que llegó a Lima hace un par de años, él se llamaba Oscar Saramago y estudiaba en mi universidad, él me contó que cuando llegó conoció a uno de los tantos chicos solteros que existen en esta ciudad, su nombre era Mariano la Rosa, era un surfista. Fue amor a primera vista, se conocieron en una reunión de las tantas que hay en esta ciudad y comenzaron a salir; al comienzo, con algo de timidez, no hablaban mucho, pero después se volvieron muy amigos, hasta que uno de esos días soleados, en una tarde de verano, Mariano le pregunta a Oscar si estaba dispuesto a ser su pareja. Era el sueño de todo limeño, salir a reuniones, viajar por el Perú, tener cenas románticas y tener buen sexo todas las noches.



-siempre me gustó Trujillo - dijo Mariano.

-sería genial vivir en una casa frente al mar y ver las olas cerca a nosotros – respondió Oscar muy ilusionado.

-sí, a mí también me gustaría, Oscar, te voy a rentar un cuarto por unas semanas en Trujillo, quiero que me esperes ahí, hasta que termine de ver algunas cosas del trabajo – dijo Mariano.

-sí está bien - respondió Oscar.


Fue entonces, que Oscar lo espero por un par de días, hasta que llegó a su cuarto un paquete de una agencia de transporte, era su ropa y algunas cosas que compró para el departamento de Mariano, dado que a veces se quedaba a dormir ahí. Cuando este llamó a su Mariano, este no respondía el teléfono y Oscar no tuvo más remedio que pagar de regreso a Lima el transporte de todas las cosas que tenía en su cuarto de Trujillo y pagar el cuarto que Mariano nunca terminó de cancelar. Fue entonces, que conocí a Oscar en una de las tantas reuniones de la ciudad y ahí lo pude entender todo, nadie le advirtió como terminaban las relaciones amorosas en Lima.


Bienvenidos al mundo de los inocentes, al mundo donde todo tipo de experiencia puede pasar, bienvenidos a mi mundo, Lima, la ciudad de las experiencias. Existen, tal vez, miles de hombres y mujeres solteros en esta ciudad, algunos con un alto poder adquisitivo, otros con un par de zapatos que compraron en alguna feria local y otros que no necesitan tomar transporte público para llegar a su centro de labores o estudios; todos ellos tienen propósitos y metas en la vida completamente diferentes, pero hay algo común en ellos, están solos. Aquí la pregunta es ¿Por qué existe en Lima, tan buenas solteras, pero tan malos solteros? Algunos piensan que los hombres solteros jóvenes de Lima, por el hecho de serlo tienen una ventaja, a comparación de los que no lo son, otros piensan que los hombres jóvenes solteros, quienes son cada vez menos, son más demandados y por ello suben sus precios, es decir, son cada vez más caros; en otras palabras, la escasez de buenos solteros ha hecho que estos sean difíciles de encontrar. En el caso de las mujeres, es distinto, encuentras mujeres dispuestas a tener algo formal y serio, mientras que en el caso de los hombres, ninguno quiere o piensa que necesita ese tipo de cosas. Fue entonces que cansado de este lio de romances, me pregunté a mi mismo ¿cómo se sentirá la gente, que no tiene ni el más mínimo interés por las relaciones de pareja?, ¿acaso podríamos vivir sin ningún romance en nuestras vidas?, ¿acaso tener sexo y vivir solo es la nueva tendencia del futuro?, ¿Por qué los limeños somos tan cínicos? Es decir, todos necesitamos de algo de cariño en nuestras vidas, un cariño distinto al que nos dan nuestros amigos, ¿acaso la diversión y los romances cortos son la nueva moda?, yo no entiendo porque en esta generación las personas le dan tan poco interés al amor o al cariño, pero por otro lado tengo que aceptar que en un mundo tan acelerado como este el tratar de conquistar a una persona es bastante caro y quita mucho tiempo, tal vez sea por eso que las personas sólo tengan sexo y después no se vean nunca más, aunque eso es bastante triste, las nueva tendencia en realidad es seguir estos pasos: primero, tener sexo; después, ser amigos, conversar y preguntar si es que se puede repetir el proceso nuevamente, es decir, verlos esporádicamente. Esto es inevitable, algunos la aceptaran y otros seguirán los pasos clásicos, todo depende de cómo te adaptes a los nuevos tiempos. Definitivamente provoca ser tan práctico en la vida, cada uno maneja sus límites y debe estar seguro de los riesgos que esto implica, pero si se toman precauciones no habría de que temer. Mi mejor amigo, Gian Benavente solía ser uno de estas personas prácticas, pero lo dejó de ser porque sentía que su vida no tenia ningún rumbo y porque se sentía exhausto de pensar que podía quedarse solo, que podía morir solo, pero ¿acaso cuando alguien se muere tiene a un sequito de personas esperando la hora final y cuando esta llega aquella persona les dice “muchachos, llego la hora, me moriré en cinco segundo”? la verdad es que no, la gente muere sola, hasta que llega la enfermera y lo encuentra muerto. Tal vez puedas estar solo en la enfermedad, pero ¿acaso tu madre hace de enfermera cuando estás enfermo?, es decir, te llevan al médico para que te cure y terminas curándote solo, así que esos mitos de morir solo son simplemente eso, mitos. Sin embargo, somos humanos y es cierto, no podemos estar solos toda nuestra vida es por eso, que consigues amigos que te puedan ayudar. En todo caso, depende de cada uno vivir la vida como le plazca, sea esta con una familia constituida o sea siendo libre, viviendo solo, rodeado de amigos, yo escojo el segundo, vivir con alguien es sinónimo de problemas y la buena oferta es poca en Lima. Los problemas de las relaciones de pareja están hechos para personas no tan complicadas y no esperaré a que alguien me conquiste, no es mi estilo, sé que existe la posibilidad de morir solo, pero mientras este rodeado de mi séquito de amigos, la muerte no será un problema para mí.

Share:

0 comments:

Post a Comment