8.21.2011

35. Amor a Ciegas

Continuando con la historia anterior… Sin embargo, no fue exactamente el fin de semana donde ocurrieron las sorpresas sino al término, el día lunes, volví a salir hacia el departamento de Jerly Castillo, dado que íbamos a jugar bingo con Michael Goldstain, a quien había conocido hace varias semanas atrás y nos hicimos muy buenos amigos, para esto Jerly me había presentado a Christopher Trelles, uno de los tantos que lleva a su departamento, era prácticamente un niño para mí, tenía 18 años recién cumplidos, nos vimos, nos gustamos, pasamos todo el lunes juntos en el departamento de Jerly y ese mismo día me dijo para ser novios, es decir, como pueden ver es un niño, alguien de veintiuno no hace ese tipo de proposiciones tan rápido, yo acepté, lo hice no porque haya estado enamoradísimo de él, sino porque me gustó, porque en ese momento, sentí que ya era el momento de estar con alguien, porque no podía seguir esquivando al destino, aunque tal vez no dure mucho, con el pasar de los días me di cuenta que tal vez todo podía ser diferente, que tal vez aquel niño apresurado tal vez no lo era tanto, tal vez el niño había sido yo, tal vez había tenido miedo de aceptar que le gusto a la gente o miedo de aceptar, que otras personas también me pueden llegar a querer tanto como yo estoy dispuesto a hacer; sin embargo, siempre tengo los pies en la tierra y lo mejor que puedo hacer es no cegarme, él tiene dieciocho y yo veintiuno, tampoco es una diferencia abismal, pero he tenido esa edad y si quiero, en algún momento enamorarme realmente de él, tengo que formar algo donde la confianza, sinceridad y honestidad primen desde un inicio para no repetir los pésimos formatos de relación, que he tenido en mi vida, así que un día le dije “si agarras con alguien, si tiras con alguien o si lo quieres hacer, no me lo ocultes, dímelo, yo no me voy a molestar, pero jamás me mientas o me ocultes algo”.

El punto de esto, no es formar una relación “open”, dado que, en este caso, sí tendría que rendir cuentas conmigo, lo que trataba de hacer era no encasillarme, desde el inicio, a una relación muy formal, aquellas que terminan muy rápido, lo que trato de hacer es formar a un buen amigo, para que poco a poco lleguemos a formar un sentimiento, no podemos engañarnos, un sentimiento no se forma de la noche a la mañana, dura años, tampoco es que me guste que mi pareja este tirando con uno y con otro, pero si lo llega a hacer por lo menos que tenga la valentía de decírmelo para no vivir engañado, para no vivir en un nube o creyendo que mi pareja es sumamente fiel cuando la verdad es muy distinta y lo peor, que muchas personas lo sepan y sientan lastima por mí, que mi relación sea un escándalo y todos sepan, menos yo, que mi pareja siempre me ha sido infiel y lo peor, que busca dinero de otras personas.

En los problemas y dilemas del amor no existe un receta mágica, que nos ayude a seguir un rumbo o nos señale y nos diga qué pasos seguir para alcanzar el éxito, lo cierto es que uno mismo debe de poner sus propios límites, debe tomar sus propias decisiones y debe escoger muy bien que opción es la más adecuada, porque uno no puede estar engañado o estar esperando a una persona toda su vida, la vida es corta, se va rápido y cuando menos lo esperas tienes cuarenta años, estas solo y no tienes amigos con quien compartirla, la vida está hecha para subirse al tren, los que no se suben se quedan y tendrán que caminar para llegar a la meta, los que se subieron al tren, llegaran primeros y de seguro disfrutaran mejor las recompensas que la vida y ellos mismos se pueden ofrecer.

Lo cierto es que no sé qué será de esta relación, lo cierto es que aún tengo muchos recuerdos en mi memoria que no lo logro olvidar, lo cierto es que no encuentro aún muchas respuestas a las interrogantes que en algún momento me plantee de la vida, a veces me siento confundido, a veces quiero buscar independencia, algunas veces pienso que es mejor marcharme lejos, olvidar todo y comenzar de nuevo, pero digo no, digo y pienso que lo mejor está por venir y mientras viva mi vida como yo quiero y con mis propias decisiones todo estará mejor. Entre un mar de caras busco el amor a ciegas, alguien que sin palabras me haga sentir feliz, alguien que con una mirada o una palabra me haga volar, alguien que me indique la salida y poder dejar atrás el miedo, no sé si lo he encontrado, no sé que me traiga la vida en el futuro; sin embargo, mientras tanto, viviré mi vida a mi manera.

Share:

0 comments:

Post a Comment