12.02.2011

46. Dolores Placenteros II


Quedé en silencio. A veces es lo mejor que uno puede hacer ante circunstancias en la que tu mente estalla con miles de recuerdos que inundan tu cerebro.



-necesito hablar contigo – dijo MAIN.

-Está bien, voy a tu casa en la tarde.



Esa misma tarde, me llama Guillermo para preguntarme si quiera salir a tomar un café, le dije que estaba ocupado, cuando me preguntó que tenía qué hacer, le respondí que tenía que estudiar. Me sentí tan mal porque nunca le había mentido, lo cierto es que no quería que me reprocharan nada en ese momento y quería saber que me tenía que decir MAIN después de tanto tiempo.



En la tarde, toco la puerta de MAIN, este me abre, me recibe con una gran sonrisa. Yo había llevado algo de comer, nos dirigimos hacia la cocina. Él comienza a hablar.



-Pablo, me voy del país, me voy a trabajar en la empresa de mi madre por unos meses. Necesitaba decírselo a alguien que realmente le importe, además, quería verte antes de irme...

- Dónde vas? – pregunté.

-A Los Estados Unidos… - dijo MAIN

-Yo también iré este verano para allá… tu lo sabías, tal vez podemos ir juntos, encontrarnos allá, vernos de vez en cuando, yo podría ir donde estés… - dije impulsivamente y algo emocionado con la idea.

-Sí, suena bien... pero me gustaría que lo hagas por ti mismo, es decir, no quiero que gastes en vano, no quiero que lo hagas por mi…

-Lo hago por mí, pero ya que me llamaste, también seria por ti – respondí.

-A lo que me refiero es que si nos vemos allá, es sólo para eso, no quiero que esperes nada de mí – dijo MAIN, agarre la comida que compré y se lo tire en la cara.

-¡soy un idiota!, ¡vengo acá después de semanas de no vernos! ¿y me dices esto?...

-¡¿podrías calmarte?! – dijo MAIN.

-¡No!, ¡estoy harto de calmarme, siempre haces esto conmigo…!

-¡Mira Pablo!, si te llamé es porque te necesitaba y quería verte antes de irme de Lima… (luego de quedar unos minutos en silencio)… ya no quiero hablar más de esto…

-¿Por qué se te hace tan difícil… meterme en tu vida de una buena vez? Si dices que me necesitas y me quieres ver… Tal vez yo ya no puedo más con esto, ni contigo…

-Entiendo, sí, es lo mejor – dijo MAIN, ni una sola lágrima, ni una sola expresión de tristeza; levanté la cabeza y seque mis lágrimas, me acerque a él y sólo atine a decir.

-Dijiste que me querías…

-Pablo, te quiero.

-Entonces porque mierda te duele tanto! – exclame irónicamente y me fui.



De regreso a mi casa, estaba furioso, no con MAIN, sino conmigo mismo, había vuelto a caer en manos de un hombre que se meaba de miedo ante una relación y ante a alguien que realmente lo quería.



Yo fui quien se expuso ante esto y lo cierto es que lo estaba pagando y tal vez había cruzado la línea antes mencionada.



Esa noche no podía dormir, volvió a sonar mi teléfono y el timbre de mi casa. Yo estaba solo. Era MAIN, no había nada que decir, nos lo habíamos dicho todo.



Después de hacer el amor, sabía que había terminado ¿realmente estuve enamorado de MAIN o tal vez era adicto al dolor que me inyectaba en las venas? el dolor placentero. Me senté en el sillón de mi cuarto y mientras lo veía dormir en mi cama, lo vi despertar.



- Ven a la cama – Dijo MAIN.



Quedé en silencio, una parte de mi quería ir con él, pero otra estaba aferrada en el sillón, él había encontrado mí limite con respecto al dolor.



-Ve a tu casa, hoy vienen mis padres e iremos a comprar las cosas para mi viaje, no hay que pretender algo que no somos.



Mientras se iba, lo vi por la ventana, él volteó y los dos sonreímos, era el fin. Tal vez él nunca fue lo sufrientemente importante en mi vida para poder luchar, tal vez el nunca fue el Mr. Importante que esperaba. Tal vez MAIN, nunca fue MAIN y sólo fue alguien que dejó lecciones en mi vida, tal vez MAIN, sólo fue Daniel, un chiquillo rebelde quien nunca llegó a quererme como quise que lo hiciera; y cree espejismos, que cuando te acercas, desaparecen.



La semana entrante me iré de Lima, tal vez ese sea el respiro que necesito, tal vez Nueva York y Colorado sean los estados que me den esa libertad que MAIN o mejor dicho Daniel me quitó.



Encendí un cigarrillo, como símbolo del inicio de mi libertad en cuerpo y mente. Volvía a ser libre, pero no había nada placentero en ello.




Share:

4 comments:

  1. me encantó! =)

    ReplyDelete
  2. Muy buena! ;)

    ReplyDelete
  3. Bacán!!! Y en parte, me sentí identificado con la historia :S Jajaja Sigue escribiendo que ya tienes un lector más en tus filas!

    ReplyDelete
  4. Jajajajaja es literal una copia de sex and the city, incluso la canción que adjuntas al final corresponde a la escena, en la que carrie y big se despiden. Se original, no COPIES.

    ReplyDelete