5.06.2012

68. Parte de mí, culpa

Luego de tantas risas, felicidades y de sentirme más querido que nunca por obra y gracia de mis amigos a los que siempre he tenido como foco principal de mis alegrías; puedo decir, que estas semanas, luego de regresar de América, me han demostrado y me he dado cuenta de algo muy importante en donde no puedo cegarme. Mis amigos son personas especiales en mi vida a quienes siempre llevo en mi corazón y nos dan compañía y protección, pero como persona también tenemos que tomar en cuenta que necesitamos de otras necesidades de afecto, pero he aquí la pregunta: si tenemos con nuestros amigos compañía y protección ¿para qué necesitamos una pareja, no sería mejor sólo encontrar un amigo sexual y seguir amarrados de aquellos amigos que te brindan aquellas dos variables?

Hace una semana atrás, luego de una de las tantas salidas que he tenido con Guillermo y Jerly, recordé las últimas palabras que me dijo MAIN, luego que yo le reprochara sobre el porqué no me hablaba más.

-          Me molesta que me agregues cada cierto tiempo para que no me hables – dije molesto.
-          Mira, está bien si crees que te es mejor. No puedo obligarte a que me hables. De todas maneras de verdad de verdad, discúlpame por todas las veces en las que quizá te he ofendido. Sé que tengo una personalidad difícil y soy parco. Si algún momento cambias de opinión, siempre tendré en cuenta nuestra amistad.
-           No, no era eso sino que quería que me hables más, porque siempre te veía conectado y desde que llegué no hablamos… - respondí, mientras que en mi mente pensaba en que lo extrañaba

Él no respondió nada, quedó en un silencio eterno que lo único que expresaba era su indiferencia, su respuesta expresaba culpa y no lo que yo esperaba, tal vez un poco de amor, tenía que ser realista ¿Iba a seguir con esta mentira por el resto de mi vida? ¿Qué ganaba?

La respuesta que nunca imaginé que iba a llegar, aunque dentro de mí, sabía que él nunca iba a poder amarme, su respuesta exclamaba una preocupación por él mismo por sus propios sentimientos y no por los míos, pidió disculpas y es que era obvio, ya era tiempo de volver a la realidad, era tiempo de romper ese espejo que reflejaba solamente un mar de mentiras y sueños sin fondo creadas por mi mismo sin que MAIN también lo tuviera.

Y para poder llegar a romper aquel espejo, la decisión definitiva era mía. Había llegado el momento de madurar por completo y de ser sincero, ser sincero sobre el mundo en el que estoy realmente, pero más que ser sincero con el mundo; primero, serlo conmigo mismo. Estaba enamorado de MAIN y no lo aceptaba, en ese trayecto el único lastimado era yo mismo y es que no había nada que disculpar y no había ofensas que recordar porque todos los momentos físicos que pase con él fueron maravillosos, mágicos y placenteros, no había qué personalidad reprochar porque fue de ella de la que me enamoré a pesar que algunas personas dirían que lo haya visto pocas veces.

Hoy mientras estaba parado esperando a Guillermo en la estación del Sur para ir de compras por unos zapatos “Polo”, me puse a pensar sobre ese límite que me había trazado antes de irme a Los Estado Unidos, límite que cada persona tiene para con el dolor. Yo he llegado por completo al mío y no puedo reponerme. Estoy enamorado de MAIN y es mejor aceptarlo para comenzar a olvidarlo por completo, como también hay que aceptar que él jamás me verá como algo más que un amigo y que sólo me tomará en cuenta como una amistad. No puedo reponerme de su forma de abrazarme y de decirme que me quería ¿qué ganaba con besarme si sabía que no iba a amarme?

Yo mismo me pregunto sobre mi decisión y creo que la respuesta es fácil, no es tanto por lo que me duele, sino por la incertidumbre del futuro, sé que debo vivir el presente, pero este también es incierto. Siempre creí o tuve una esperanza sobre tener una relación con MAIN y creo que esa misma hizo que no pueda mantener una relación por más de seis meses con algún otro chico. Ese fue uno de los motivos por el cual no estuve interesado en conocer a chicos nuevos, pero tenía que estar consciente que había algo más importante que todo, mi dignidad.

Mientras caminaba con Guillermo esta tarde conversando sobre la vida y la moda en Lima, salió el tema sobre el futuro en nuestras vidas porque en Lima hubo una conocida noticia sobre un exitoso estilista que había sido encontrado en su departamento muerto, se investigaba aún sobre las reales causas de su deceso, su cuerpo tenía más de un mes de muerto.

-Bueno esa noticia sí que da miedo - dijo Guillermo.
-Sí algo… de repente no tenía muchos amigos, pobre -  respondí.
-Pablo tengo miedo de quedarme solo – dijo Guillermo, mientras se le quebraba la voz.
-¿Por qué dices eso, por la noticia? ¿Cuál es el problema? – pregunté preocupado.
- tú sabes… a pesar de conocer a chicos y salir con ellos, tengo miedo de morir como el estilista y tu sabes que es una posibilidad morir solo. Mírame Pablo, los años se pasan volando y lo peor es que seguramente no habrá nadie en mi funeral tan solo mi hermana si sigue viva y mi gato estará feliz porque no lo bañaré todos los días y seguramente Jerly estará coqueteando con el cura o el monaguillo – dijo Guillermo lleno de pena.
- Tranquilo Guillermo, respira hondo…
-Estoy solo Pablo, las únicas personas que tengo en caso de emergía son mis padres y no me gustan y nunca paran en Lima…
- ¿y yo no puedo estar en esa lista? – pregunté.
-¡no puedes! Tú nunca contestas el teléfono – exclamó
-Lo contestaré, lo prometo. Mira el estilista contrató los servicios de unos scorts que en realidad eran ladrones quienes lo mataron con los cables de teléfono, por eso es que nadie pudo comunicarse con él, no tenia celular. Guillermo tu nunca estarás solo por siempre.

La verdad era que no sabía si Guillermo o yo nos quedaríamos solos, lo que sí sabía era que iba a comenzar a contestar mi teléfono cada vez que me llamaran.

Volveré a comenzar desde cero, tengo miedo a quedarme solo, pero me arriesgo porque es así la vida, el que no arriesgo no gana, prefiero eso antes de seguir en una mentira. En el recuento de los daños en la ilusión que se llamó amor, nunca hubo daños, sólo pérdida de tiempo. No estoy molesto con MAIN y no tendría por qué, lo cierto es que estoy molesto conmigo mismo por no haber tenido las fuerzas de dejarlo de una buena vez. No podré ser su amigo, ya lo he intentado y no puedo, sólo espero que él sea feliz porque realmente se lo merece, yo lo guardaré dentro de lo más profundo de mi corazón. Sé que no me buscará ni me volverá a llamar, porque es obvio no me ama y no lo hará, me ve como amigo y como me lo dijo en su mensaje es lo que en él va a primar. Abrazos, caricias, palabras ¿Qué ganaba con besarme si sabía que no iba a amarme? Es una pregunta que aún sigue pendiente de ser respondida, pero aquella la responderá él mismo. A mí ya no me interesa. Tal vez fue parte mi culpa, pero comenzaré desde cero a volver a conocer a chicos, ya he salido con algunos y creo que voy en buen camino, gracias MAIN y adiós.

Share:

1 comment:

  1. Sí. Es el momento de que Pablo trascienda. Pienso que el amor que tuvo hacia MAIN, quedó para siempre. Pero debe seguir para adelante.

    ReplyDelete