5.20.2012

69.El Reencuentro

Tal vez no fue lo que me imaginé al regresar a mi país, tal vez las ilusiones que me había hecho al regresar y encontrar a aquella persona que me robaba los suelos e ilusiones no iba a estar ahí para decirme que era el único, pero sí hubieron tres que hicieron que parte de aquel sueño se hiciera realidad.

Llegué en la madrugada al aeropuerto de Lima y desde que bajé podía oler el mismo aire contaminado que dejé meses atrás, sentía aquel empuje emprendedor de la gente mientras recorría los pasadizos, aquel calor familiar que me recibía y veía aquel paisaje maravilloso frente al mar.

No podía esperar más, quería volver a ver a MAIN y a mis amigos, nunca pude comunicarme con MAIN, al parecer todo estaba consumado. Esa misma noche saldría a ver a mis amigos en Miraflores después de varios meses al bar de siempre. Guillermo, Jerly y Eduardo me esperaban, yo había tomado algunos minutos para caminar por sus calles y recordar todos aquellos momentos, no quería decir la hora exacta en que llegaría, quería que sea una sorpresa.

Hasta que llegué y los vi por la ventana del bar, como siempre riendo y contándose lo que hicieron en la semana, no habían cambiado nada, seguían siendo los mismos, así que pensé que tal vez el que había cambiado había sido yo. Abrí la puerta y el primero que se dio cuenta de mi fue Jerly.

-¡¡Pablo!! – exclamó.

Todos nos abrazamos, reímos, estábamos más que felices, era el reencuentro. Yo sonría más de la cuenta, definitivamente era otra persona.
Salimos del bar y fuimos, donde siempre “Las noches de la Gorda”. Fue una noche espectacular, una noche que nunca olvidaré.
Han pasado varias semanas desde aquel día, borré a MAIN y he dejado por completo las normas claras para mí y mi vida, nunca más lo volveré a ver y es que fácil darse cuenta que nuestra relación era un yo-yo que solamente yo manejaba, era fácil darse cuenta que, si bien no fue la única persona que me ha hecho daño en mi vida, ha sido del que creo haberme enamorado.

Lo cierto es que oficialmente, hoy puedo decir, que si bien recuerdo a MAIN y sé que nunca más volveré a verlo por mi bien y por el suyo, lo tendré en mi cabeza y en mi memoria porque aquellas personas que te enseñan cosas valiosas son las que te terminan envolviendo en sus mil y un aventuras. No ha sido fácil terminar con todo y definitivamente soy el más afectado, seguramente se preguntarán ¿Por qué decidí borrarlo para siempre? Porque me di cuenta que si bien soy una de esas personas que siempre piensa en el futuro, también debo ser de las personas que vive un presente, algo que con MAIN nunca iba a pasar.

He hecho retrospectiva en mi vida, después de que yo mismo me diera cuenta que tenía serios problemas en mi personalidad, luego que en plena entrevista de trabajo descubriera y analizara mi propio dibujo, aquel dibujo de mi mismo donde me ponía un paragua, un abrigo y una chalina. Aquel dibujo donde las gotas no entraban en aquella coraza que yo mismo me coloque para no salir herido. Aquel dibujo del que me arrepiento y tengo que se consiente que existe, es un dibujo de mi mismo, donde estoy solo y donde las demás personas, aunque sé que existen, no las veo más allá que en la blancura del papel. Me di cuenta entonces, que aquella lluvia que significan adversidades y situaciones difíciles no son tan malas a veces, tal vez sirven para enseñarme para poner nuevos en mi vida y como dijo alguien muy atractivo “un poco de lluvia no le hace daño a nadie”

Por ello, ha llegado el momento y creo que es importante reflexionar sobre mi mismo en esta nueva etapa de mi vida y salir por completo a aquel Mundo de Altos, romper con la coraza y ser como realmente soy, dejar que entre la lluvia sin que esta me moje y dejar los abrigos y las bufandas para que otros la puedan usar. Soy yo quien debo bailar bajo la lluvia, soy yo quien debo salir de aquella lluvia y visitar a unos compañeros, tenerlos no solo presentes en mi memoria, sino también en un papel blanco.

La timidez y la introversión no llevan a nada bueno y son un acantilado rocoso por cada paso que daré en mi vida, sino se hace nada al respecto el más afecto es uno mismo. Es por ello, que después de analizar y cerrar capítulos en mi vida, decidí salir solo este fin de semana pasado y conocer a gente, con mucho esfuerzo y voluntad, me establecí una meta, de conocer a cincuenta personas y decirle a diez de estas que era tímido ¿Por qué? Mi respuesta ante esta pregunta fue rápida y tal vez un poco rara, “mi psicóloga me lo dijo”, lo cierto es que nunca hubo psicóloga y fue gracias al internet que lo desabrí y lo puse en acción, tal vez fue estúpido, pero las recompensas fueron mayores.

Llegué a conocer a cincuenta personas aquella noche, pero al salir de la disco a donde fui, me di cuenta que todo seguía igual, que todo tenía que ser un cambio en mi vida y en mi estilo de vida y que si bien conocer a aquellas cincuenta personas fue gratificante y un buen inicio, el verdadero reto lo iba a vivir los días que seguían. No sé qué pasará de aquí en adelante, lo único que sé es que la historia de este capítulo ha llegado a su final, seguramente habrán nuevas personas, nuevas relaciones, nuevas formas de llevar mi vida, pero mientras tenga a mis amigos creo que todo estará bien, la vida continua y el momento de salir al Mundo de los Altos ha comenzado.


Share:

0 comments:

Post a Comment