6.10.2012

71.Chicos de discoteca y el fantasma


La noche comenzó cuando decidí no asistir a una clase porque pensaba que iba a estar aburrida, minutos antes, había hablado seriamente con un compañero de clase para reclamarle por qué me había cortado tan rudamente de mi exposición. No me llegó a pedir disculpas como lo esperaba, pero dejé en claro que yo tenía voz y que ella se respetaba.



No puedo negar que últimamente he estado más elocuente y defendiendo mis derechos de lo normal y ya casi me había olvidado cómo hacerlo, desde que salí del colegio donde realmente me hacía notar.



Salí contento de la universidad, rumbo hacia la casa de Jerly, a quien lo habían dejado plantado minutos atrás, ese jueves saldríamos a la discoteca de siempre y seguramente me quedaría a dormir en su casa, escuchando como es normal, los aullidos de su pareja de turno. En el recorrido, teníamos una de nuestras charlas cotidianas.



-          Jerly hoy he tenido dos llamadas realmente estúpidas; el primero fue MAIN, se confundió de teléfono ¿puedes creer que ni siquiera lo tenía agregado y no sentí nada al escuchar su estúpida conversación? En realidad creo que ya no me interesa; el segundo, fue el chico que conocí esa noche que salí con Guillermo y donde me plantaste porque habías quedado con dos chicos ¿recuerdas? Mi conversación duró un minuto, porque se le cortó la llamada, le mandé un mensaje en la tarde, no me ha vuelto a contestar – le contaba a Jerly, mientras este se reía.

-          Sí, bueno hoy vino Andrés el chico que conocí hace unos días, pene pequeño, flaco como un lápiz, simplemente entraba como en su casa.

-          Bien… bueno, Jerly ya estoy llegando – colgué y me puse a escuchar música.



Finalmente, llegamos a la disco y comenzamos a observar el panorama, en realidad, era Jerly quién  comenzaba a observar el panorama había estado insatisfecho de sus últimas relaciones e iba a buscar más diversidad. Yo solamente había ido a bailar, la siguiente semana me iban a sacar mis dos últimas terceras molares y no iba a poder salir durante un mes. Lo cierto es que esa noche no nos fue tan mal, excepto por un pequeño accidente.



Jerly es de esa clase de personas que le gusta reírse con los demás, excepto que estos no saben que se ríen de ellos y como yo no sé mentir y la verdad se escapa de mi cuerpo tan directamente como un rayo cuando cae al suelo, me comienzo a reír y aunque yo no lo considero burla, creo que sí lo es. A la disco que fuimos, una de la más conocidas en Lima, Downtown había ido sorprendentemente gente que sí valía la vena esa noche excepto por un grupo de chicos muy alegres y algo extraños. En este mundo, existen muchas clases de chicos y como es normal, a toda persona le gusta clasificar a gente, en este caso específico de la disco; encontramos a “los alucinados”, chicos que no son feos, pero que tampoco son guapos que a duras penas pueden comprarse algo de ropa de marca y que normalmente integran sus grupos con más de cuatro personas, suelen pensar que tienen mucho dinero, tienen clase y tratan de manera despectiva a los que no consideran que están dentro de sus parámetros de status; luego están “los inexpertos”, son chicos que normalmente paran solos, recién concurren el mundillo, viven por lo general una vida heterosexual y solo entran a discos a curiosear o tal vez buscar sexo; después “las señoras”, aquí hay dos subclases “las peluqueras” quienes son señores mayores de más de cuarenta años, no tienen mucho dinero, pero tratan de vestirse bien aunque a veces no les salga muy bonito, suelen estar acompañados de “los transformers” o de “los inexpertos”, por lo general les gusta invitar y no son personas muy agradables de conocer y “las estiradas” son el antónimo de la primera, tienen mucho dinero y suelen estar con “los inexpertos”, también suelen ser muy amigos de “los alucinados” y tienen grupos muy pequeños, suelen llevar una vida heterosexual, pero a leguas se les nota que son en realidad. Finalmente, tenemos a “los transformers” quienes son los travestis, “los heterosexuales” quienes son los grupos de heterosexuales que van a las discos gay solo por el hecho de saber cómo es, “las locas” que son por lo general personas que vienen de los conos de Lima a conocer Miraflores y no se comportan acorde al nuevo estándar sino que traen consigo su manera de comportamiento no muy adecuada y bastante amanerado y por ultimo “Jerly y yo” que básicamente, sí, nos vamos a burlar de toda esa gente.



Fue por ello, que uno de “los alucinados” con una nariz prominente se da cuenta de los rajes de Jerly y de las burlas de Pablo, entonces justo antes de abandonar la discoteca, este se me acerca y me empuja con su hombro, voltee para esperar sus disculpas porque que había sido un accidente, nunca me las dio; el Pablo de antes se hubiera quedado lamentando lo sucedido, pero el actual fue y le dio la verdadera empujada con ambas manos justo para que salga bien de la discoteca, felizmente no me vio nadie, excepto sus amigos, que nunca hicieron nada para defenderlo, el pobre “nariz” salió volando del lugar, a pesar que había estado caminando rápido porque sabía que yo lo estaba siguiendo, pensé que me sacarían del local, me fui a la hora que quise.



No sé si me estoy volviendo agresivo o si fue lo que cualquier chico de mi edad  hubiera hecho, sé que me había estado burlando, pero jamás intenté empujarlo o agredirlo, en fin.



Sin embargo, lo que me marcó esa noche no fue eso, sino la aparición de un fantasma, un fantasma tan antiguo que nunca imaginé volverlo a ver, Jack, aquél estudiante de colegio con quien salía cuando aún mantenía una estrecha relación con Daniel, quien vive por mi casa, se acercó hacia donde yo estaba, tuve miedo y me fui al baño, lo vi algunas veces más, pero nunca llegamos a hablar. Pensé que había cambiado esa actitud cobarde y tonta de no enfrentar mis debilidades o timidez, pero he comprobado que aún las tengo y me da miedo, porque se supone que el actual Pablo iría y lo saludaría y seguramente se lo arrebataría al estúpido chico sin forma con quien estaba, lo cierto, es que estaba igual de lindo o más, había desarrollado más de lo que pensaba que iba a desarrollar, yo había ido con la ropa con la que suelo ir a la universidad, es que siempre he subestimado a esa discoteca, pero ahora sé que sea donde sea, tengo que ser yo mismo e ir siempre como me gusta ir aún así vaya a la cima de un cerro limeño.



No creo que lo vuelva a ver en esas circunstancias, no creo inclusive que lo vuelva a ver en mi vida o tal vez pueda hablarle, lo único que sé es que se acuerda de mí.



A veces me pongo a pensar que va a llegar un momento en mi vida en que me voy a preguntar y voy a reflexionar sobre lo que tengo: tienes dinero, tienes lo que quieres, has viajado, tienes un empleo, tienes amigos que te aman y gente que quiere ser como tú porque cree que lo tienes todo, sin embargo ¿realmente lo tengo todo? ¿Realmente tengo lo que he deseado materialmente o le he vendido mi alma al diablo, buscando siempre lo material en mi vida? Me puse a pesar en esto, porque había pensado en dejar todo este tema de los novios a un lado y concentrarme al 100% en mi carrera, en desarrollarme profesionalmente y tratar de ser reconocido como tal ¿acaso se puede lograr tenerlo todo, sé que no se puede ser perfecto, pero tenerlo todo?



Hoy por hoy, ya no tengo miedo de quedarme solo, tengo miedo de no llegar a tenerlo todo. Jerly me dijo una vez que había pensado que el verdadero amor lo tenían los amigos, que si necesitaba un tire tenia a toda su lista de contactos disponible para cuando quisiera y que podría engendrar un hijo de miles de maneras que la ciencia hoy te da. Si tan solo yo también pudiera ver la vida de esa manera, seguramente no estaría pensando en ello en estos momentos.



Sin embargo y creo que me odio un poco a mi mismo por pensar en esto, a pesar que sé que tengo a las personas que más quiero en este mundo que son mis mejores amigos, estoy solo y es desde hace mucho, en realidad creo que nunca he tenido algo serio o formal con alguien, no tener un hombre en mi vida que cuide de mi o que le interese lo que estoy haciendo en un momento determinado del día, que le guste como soy con mis bipolaridades o mis defectos o que me salude y espere conmigo en el día de mi cumpleaños, no haber tenido un alma gemela, aunque ni sé si crea en eso. Finalmente, no sé si logre tenerlo todo en esta vida o si logre encontrar a aquella persona que realmente me guste y le guste, lo único que sé es que a lo largo de mi vida he podido descubrir que el tema de las almas gemelas o las medias naranjas los disfrutas más cuando estás acompañado de tus mejores amigos, quienes siempre estarán contigo aunque el alma gemela sea melliza y las medias naranjas, aún no maduren.


Share:

2 comments:

  1. Qué genial escribes, retratas muy bien la situación me imaginé a todos los "subgrupos" en la disco jajajaj nunca lo había pensado así, tampoco es tan bueno generalizar. Y con respecto a lo otro, pues de por sí uno debe aceptar que NO puede tenerlo todo, ni tampoco es la idea en la vida, pero uno sí puede tener todo lo que desee y esté a su alcance, mientras exista algo de probabilidades y no sea tener un meteorito lunar ahí sí todo es posible. También en ocasiones me he preguntado lo mismo y no he podido concentrarme al 100% en algo y dejar de pensar en el tema de pareja, pero seguro que se debe poder, uno tiene que estar bien solo para que luego si es que conoce a alguien no se crea una relación de dependencia plena.

    Saludos, felicidades por el blog, recién lo descrubro, seguiré leyendo.

    ReplyDelete
    Replies
    1. Sí tienes toda la razon! Gracias & Saludos, espero poder seguir viéndote más seguido.

      Delete