12.02.2012

89. Cambio Inesperado. El Dopaje


Hace mucho que no ordenaba los archivos, carpetas, documentos, fotos, vídeos  en fin todo lo relacionado a la data de mi laptop en los cuales las sonrisas, los recuerdos, las memorias y mi vida trascurrían tan rápido y a la vez tan lentamente.

El último viernes, después de mi semana de exámenes finales, habíamos acordado con los chicos, es decir, mi trío grupo de amigos, Jerly y Guillermo en salir como siempre a una de las tantas fiestas que se organizan en la ciudad simplemente con el hecho de querer distraernos. Jerly había preparado por su parte sacar a pasear a su nuevo pretendiente, Alfredo Salazar. Por mi parte mi compañero de la noche obviamente iba a ser Guillermo. Sin más fuimos a la casa de Jerly, dado que él es el único que vive solo de los tres y nos pusimos a tomar, el único que detalle fue la misma discusión de siempre con respecto a los pagos y su relación con los pretendientes de último momento de Jerly.

Las discusiones las empiezo yo, básicamente porque siempre he sido de la idea que pretendientes en una reunión de exclusivamente amigos no funcionan, deja de ser una reunión amical para convertirse en una reunión en parejas, es decir, a ningún amigo le gusta que se estén besuqueando o hablando de sus cosas en la cara de uno y esto empeora cuando el pretendiente, con menos edad, no pone ni un centavo para los mismos ¿Tacañería, economizador, aguafiestas, problemático y complicado? Pues sí tal vez sea todas esas cosas y más, pero ya ha pasado tanto tiempo desde la última vez que permití que me vieran la cara de tonto.
Tampoco es que me haya vuelto un abusivo o criollo, pero siempre es mejor decir lo que piensas en el momento oportuno, los niveles de ansiedad siempre son mejor bajos.

Tragos van y tragos vienen, las discusiones se disuelven; sin embargo, el malestar queda. Ebrios los tres y luego que el galán de Jerly se fuera a comprar su entrada con otros amigos, los tres salimos hacia Matadero, una fiesta organizada cada cierto tiempo, bastante conocida por la buena música y tragos relativamente baratos.
Como siempre, la primera hora fue muy divertida, mis amigos y yo en medio de la pista de baile, sin preocupaciones, una carrera en asenso, tranquilo, esa noche tenía dinero en mi billetera, había tomado, chicos churros mirándome provocativamente ¿qué más podía pedirle a la vida?
Sin embargo, los problemas comenzaron a llegar, si bien éramos los tres bailando alegremente en la pista, éramos simplemente eso, los tres.  Creo que como en toda relación, estos necesitan reinventarse, siempre le digo a un amigo que los artistas para que sigan siendo unas estrellas necesitan seguir siendo comerciales, necesitan buscar otras maneras de llamar la atención del público, es decir, necesitan cultivar para cosechar, no basta con llamadas o con simples experiencias ¿si así es la amistad, pues tener una pareja se vuelve más complejo?
La noche terminó una hora y media después, eran aproximadamente las dos y media de la madrugada y las mejores canciones estaban siendo tocadas. Jerly por un lado con su pretendiente que como un príncipe endiosado había ido a rescatarlo a Matadero, Guillermo tirado sumamente ebrio tratando de reclamar por una casaca que al final nunca pudo conseguir, dado que nunca pidió el ticket con el numero de la prenda y yo, pues sumamente aburrido sin nada qué hacer. Finalmente Guillermo se fue, traté de persuadirlo para que no se fuera y que espere un rato a que se vaya la gente para que pueda reclamar su casaca, pero no escuchó  y se fue. Al día siguiente me enteré que lo habían asaltado, me sentí culpable.
Esa noche regresé solo a mi casa, Jerly iría con su pretendiente a su casa, obviamente para hacer cosas que solamente él sabe.

Regresé y no pude evitar pensar en qué eran realmente mis amigos para mí y qué realmente era yo para mis amigos. Mi padre siempre me ha dicho que en esta vida solamente te tienes a ti mismo y que la amistad es una cosa pasajera que solo funciona si hay intereses de por medio, pero yo me niego a creer esa realidad, que sin duda existe, pero después de tanto tiempo ¿realmente mis amigos han sido una excusa ante una soledad que trato de ocultar? O quizás en general ¿la amistad es solo una armadura para no debilitarte ante una soledad que es inevitable y solamente es la relación de pareja la que cuenta como única herramienta que nos protege y asegura contra esta soledad en las que todos en algún momento, llegando a nuestras camas, tenemos?

Esa noche y las noches que siguieron estas preguntas rondaron por mi cabeza porque era inevitable también pensar por qué muchas veces me preocupaba por gente que ni siquiera se preocupaba un poquito de mí, pero lo peor de esto es que había gente que sí se preocupaba por mí y a mí no me interesaba ni un poquito.
Es la primera vez, después de tantos meses y años que pongo en duda la amistad de mis amigos, sin duda es un cambio inesperado en mi vida.

-         - Pablo ¿Cuándo salimos? – era MAIN.
-      -¿Por qué nunca me saludas primero y me dices tu nombre antes? –pregunté por FACEBOOK. Bastante irrelevante por ese medio.
-        - No lo sé, pero dime cuándo salimos, pero esta vez quemaré tu celular porque no quiero que te entretengas con él.
-          -De acuerdo, si deseas esta semana ya salí de vacaciones solamente tengo que ir a trabajar.
-       -   ¿Hoy no, verdad? – preguntó, yo reí.
-        -  No, pero esta semana sin falta.
-         - De acuerdo, nos avisamos – respondió.
-          -De acuerdo –respondí.

La verdad es que yo he perdido toda esperanza, deseo, ganas, etcétera de querer salir con MAIN. La última larga y tendida conversamos que tuvimos fue bastante clara, él no quiere nada y pues yo… aún no sé lo que quiero.

La vida está llena de alertas, avisos, remesones y de vez en cuando  cambios inesperados que tenemos que saber afrontar con sabiduría. Quizás esto no solamente me sirva para entender que bajo mi concepto la amistad tal vez sí sea algo espontáneo y fugaz que tenga que beneficiar a ambas partes de muchas maneras, tal vez la amistad sea algo del momento que se deba renovar o que por sí mismo se renueva sin mucha presión que efectuar para no generar efectos adversos, tal vez la amistad sí sea un refugio de corazones solitarios que buscamos a alguna guarida para sentirnos felices. Quizás el problema sea que soy yo el que tiene ese sentimiento de dependencia hacia ellos y tiene  miedo que mi amistad con Jerly y Guillermo no perdure porque sé que ambos son aquella guarida que me refugia de lo que verdaderamente siento, soledad.
Pues tal vez el verdadero cambio sea ese, el de romper con esa barrera. Este fin de semana descubrí que sí había un problema en mí y no era el querer ser otra persona, me gustaba como era. El problema era que había encapsulado mis sentimientos y los estaba depositando en dos personas, que si bien me querían, pues también sabía que ellos tenían que hacer sus vidas porque tarde o temprano llega el momento de decidir entre amigos o la felicidad con el amor de tu vida, porque ya nada es igual cuando aparece.

Había depositado mis esperanzas en ellos y no me había dado cuenta que al seguir tomando mi propia aspirina dopante solamente estaba alargando una realidad que me había estado acechando por mucho tiempo, estaba solo y era inevitable. Había tenido pretendientes, pero no he querido arriesgarme, tengo miedo y sé que si no dejo de tomar los sedantes, mis amigos harán sus vidas y cuando llegue el momento en que ellos partan o yo lo haga, me sentiré más triste de lo que ya me siento ahora. Son mis mejores amigos, pero a la vez tengo que ser consciente que no son los amores de mi vida.

A pesar de todo, sé que los tengo y me odio un poquito por decir esto, pero estoy solo. Me sentí muy triste esa noche por no tener a un chico que se preocupe por mí, no tener a alguien que realmente me ame o me rescate de situaciones como esta o que diga que me extraña y me desea, no tener un alma gemela, aunque ni siquiera sé si creo en eso.

-         - ¡Chicos nunca nos vamos a separar! ¿de acuerdo? – preguntó Jerly esa noche, mientras bailábamos.
-          -¡Definitivamente nunca! – exclamé.
-          -Nunca – dijo Guillermo.
-          -¿Alo? – pregunté, era alguien en el teléfono.
-          -¿Aún lo sigues pensando? Tú sabes para vernos…
-          -Eso lo hablamos luego…
-          -Espero tu llamada – dijo MAIN.


Share:

2 comments:

  1. marco nunca leo tu blog, nunca, nunca lo peo...pero lo lei y mira con lo q me encuentro...jajajajaja actuamos mal , tu y yo y guille, actuamos como sino nos interesaramos, solo hay q comunicarnos mas, t qiero muchisimo, qisa mas de lo q t imaginas iiieee ieee oi oi oi....osea qisa mas o mas de q lo puedo expresar xq soy un macho dominante y tu pues ..." ..." zumiso pero en realidad hay una coneccion especial, y si mi defecto es q soy egoista a veces pienso en eyacular y pucha...se me fue, pero esta bien, espero q no vuelva a pasar y tu bds hablar! abrazoooo (jerly.)

    ReplyDelete
    Replies
    1. jajajajajaja No había leído esto!! y por qué no me lo dijiste antes!! jajajajajaja Bueno gracias ;)

      Delete