12.24.2012

91. Continuará


Hay veces en que despiertas y sientes que hay cosas en tu vida en las que has invertido mucho tiempo y necesitan un pare, un receso, un descanso.

No sé cuándo empezó, pero siempre estuvo en mi mente detener la exposición constante de partes de mi vida privada ante amigos, conocidos, desconocidos y gente que sin ningún motivo en especial leía pasajes y mensajes de las experiencias que tenía en mi vida.

En estas últimas semanas no me ha pasado nada espectacular. Lo más curioso, por llamarlo de algún modo, es que al parecer me peleé “definitivamente” con Jerly y es que nunca habíamos dejado de hablar tanto y justo en fechas donde la unión y buenos deseos están por todas partes. Cosas sin sentido rodearon las continuas discusiones que al fin y al cabo solo sirvieron para perder el tiempo. No sé si se vaya a arreglar, lo único que sé es que cuando uno está enojado nunca saca lo mejor, sino todo lo contrario. Ambos orgullosos, pues ni modo. Nadie va ceder o hacer caer el brazo a la derecha.

Hace un par fin de semanas salí con MAIN, nada de especial tuvo la salida, excepto que no quiso que pasará algo que yo quería y que él no. La pregunta fue muy sencilla ¿por qué no, estás con alguien?, su respuesta fue “¡No! ¿Cómo crees?” sabía de las tendencias asexuales de MAIN, pero no sabía que iban a llegar tan lejos, sin embargo, hubo lo de siempre besos, abrazos, caricias como si la suma de eso daría como resultado algo entretenido o relevante. Yo no sé que da como resultado esa combinación, pero por mi parte, me gustó al menos. Mientras cenábamos no pude dejar de pensar “mesa de fast food + sonrisas + miradas con un par de chicos de la mesa de atrás = ¿cita con MAIN?” Definitivamente era un no rotundo, ese día me di cuenta que al fin había terminado todo tipo de sentimientos amatorios con él y lo más probable era que para siempre. Éramos técnicamente amigos, así que me iba a seguir importando un poco su vida, sin embargo, las cosas ya nunca más iban a ser como antes. Iban a ser mejor, al menos más honestas.
Hoy por hoy, estoy avocado a mi carrera profesional, a mis sueños, aunque estos no contemplen una relación en estos momentos. Siempre he creído que soy muy malo para llevar una relación con alguien, suelo ser controlador y escandalosamente complicado. Una vez MAIN me dijo que pensaba que si yo estuviese con él, dejaría de tener un amigo para tener una segunda madre.
Es por ello que las cosas del destino me llevaron a encontrar a alguien casi igual  a mí pero con distinto genero, su nombre lo dejaré en anonimato, para proteger su identidad y es que somos tan iguales, siempre nos gusta reírnos,  de vez en cuando burlarnos y rajar un poquito, nos gusta las cosas buenas de la vida, lo bueno de la vida también y en general estamos en las mismas condiciones, nos entendemos. No sé a dónde nos lleve esto, pero no puedo negar que me agrada y me gusta. Aunque ella y yo sabemos que nunca pasará nada más que una simple amistad.

Una tarde decidí, no sé si terminar con todo este tema del blog o si tomarme un descanso prolongado para ocupar mi mente en algo que deje de exponer tantas partes de mi vida privada que deberían quedarse en eso, en privado.

Ayer y a vísperas de navidad, después de haber gastado tanto dinero en comprar regalos para toda mi familia, solamente porque vi que ellos habían hecho lo mismo y me sentí comprometido en hacerlo también, desbloquee a todas las personas que por algún motivo había eliminado por completo de mi vida entre ellos Jerly, un chileno de historias de hace muchos meses atrás en Estados Unidos, del cual me chocó bastante desbloquear porque ya había olvidado todo lo que pasó y volver a ver su imagen trajo a mi memoria heridas que estaban cerradas, sin embargo lo hice y me di cuenta que el chileno nunca me había bloqueado, quizás porque también pensó lo mismo que yo cuando hice lo propio, él no había hecho nada malo. Fue en ese momento que me recordé lo que él me había dicho una vez “Aún así escribas sobre ti, yo aparezco en esas líneas. El escribir sobre ti genera muchas responsabilidades”.

Él tenía razón y pues no es que me haya pasado algo malo, pero hay veces que seguir el consejo de algunas personas no nos hace más sensibles, sino más humanos. El hacer un pare en aquellas cosas que te gustan, pueden llenarte de energías y que regreses un poco más recargado. Mundo de Altos aún no termina, pero sí toma un descanso prologando. Enriquece tu alma ayudando a los demás. Feliz Navidad y Éxitos en el Año Nuevo. Comparte y sé feliz.

Continuará.



Share:

0 comments:

Post a Comment