8.11.2013

111. Nuevo Empleo, Nueva Cita

Todos los días en la ciudad de Lima, miles de personas salen a sus centros de trabajo con la intención de buscar un mejor porvenir para ellos y sus familias. Algunas salen en búsqueda de sus sueños, otras en búsqueda de mayor experiencia o enriquecer sus conocimientos y otras simplemente a llenar las calles con un poco de informalidad. Hoy yo no estaba en ninguna de esas tres opciones, hoy estaba entre los que salen en la búsqueda. Hay veces que un chico gay necesita un nuevo comienzo, un nuevo estilo, nuevo giro, un nuevo orden o simplemente buscar más expectativas, siendo esto sinónimo de un nuevo empleo.

Para algunos puede ser sinónimo de nerviosismo, inseguridad o miedos internos, lo cierto es que la búsqueda de un nuevo empleo nunca es fácil y puede tardar entre dos o cuatro meses si hablamos de prácticas pre-profesionales y hasta ocho meses si hablamos de un empleo, por ello tenemos que estar preparados tanto mentalmente como financieramente. El deseo de buscar algo que realmente nos llene y que realmente nos guste siempre se va a tornar un poco complicado, dado nuestras altas expectativas y es que como todo, nada es fácil.

Era un viernes en la mañana y pues ya había ido a varias entrevistas, sin duda Carola de los Ríos, la Jefe de Selección de la empresa donde postulaba era una de las más estrictas gestoras de talento, sin duda si no hubiera sido por mi actual jefa, Enid York, aún seguiría en los tantos procesos de selección en los que en algún momento postulé. Luego de las largas horas de espera en los largos pasadizos de la torre de la empresa en donde había ingresado, por fin llegaba la hora de la bienvenida y que todos puedan leer mi carta introductoria al puesto donde había ingresado, sin duda era la empresa más relevante y provocativa de su giro, LEE HECHT HARRISON – DBM, la empresa más importante en Recursos Humanos, al menos para mí.

-          Esto es anti DBM… - dijo Enid.
-          ¡Oh! ¿no le gusto? – pregunté
-          No, sí le gusto… - dijo Carola.
-          Eso lo dijo Carola, esto es anti DBM… - replicó Enid y pues cuando le eché un ojo a mi artículo, pues estaba sangrando.
-          “Lo cierto es que las empresas de hoy buscan talentos con quien trabajar y no trabajadores con quien negociar” eso es brillante, bastante atinado – dijo Carola, tratándome de dar ánimos.
-          Lo cierto es que a nosotros no nos importa lo que creas, sino lo que creen las empresas…
-          Enid… por favor, es un gran esfuerzo de Pablo…
-          No estoy convencida, me pregunto si también no quieres hablarnos sobre tus tendencias o política, a nosotros no nos importa lo que pienses sobre las empresas…
-          Eso no es verdad Enid… - dijo Carola
-          Oh, disculpa, A mí no me importa lo que tu creas sobre la política, necesito que hablas de gurús, de mentores, yo quiero menos de Pablo y más Pablo con este personaje o con otro, eso es lo que fabrica contactos ¿entiendes? Tu eres administrador debes saber gestionar esto…
-          En realidad trataba de hacerlo con una forma un poco más creativa, introducir los recursos humanos a las personas que no conocían mucho del tema, algo como “Un empleado puede amar a la empresa donde trabaja, pero su trabajo diario puede terminar odiándolo”... se suponía que debía ser gracioso…
-          Se suponía que debía ser un mentor… - dijo Enid.

Una hora después, Enid se fue a almorzar y luego iría a una reunión de urgencia, presumiblemente iba a buscar otro gestor para la empresa para mi puesto, así que me quedé solamente con Carola a tratar de arreglar mi artículo.

-          Y eso que tengo un blog…
-          Sonríe y manda a la mierda los problemas – dijo Carola.
-          ¿Mierda? ¿Eso está permitido? ¿eso es BDM?
-          No, pero vamos entrando en confianza, te presento a Julio, mi practicante, él te va a ayudar a que tu artículo quede perfecto para Enid.

Las apariencias engañan, sin duda al parecer la más estricta gestora de talentos, terminó siendo la más amigable de todas. El punto es que no tuve problemas con ella mientras estuvo conmigo, sino cuando se fue y me dejó a solas con Julián. Nunca había presenciado o experimentado ni lo más cercano a lo que se puede llamar acoso laboral, pero Julián me demostró lo contrario.

-          Ya no falta casi nada para terminar por fin. Un momento voy al baño – me paré y sin mirar atrás sentía que alguien me seguía, volteé cuando llegué al urinario.
-          Yo también quería venir…

Julián estaba al lado mío y miraba todo lo que hacía en ese momento, no escuchaba que estuviera saciando sus necesidades, al menos no las urológicas. Hasta que me percaté que se estaba tocando con una mano y la otra la estaba pasando por encima de mí. Tenía dos opciones la de seguirle el juego y hacer algo con un chico muy atractivo como él o seguir mi instinto ético y pararla desde la raíz, obviamente se metió con la persona equivocada.

-          ¿Qué haces? ¿qué pasó con la enamorada que me mencionaste?– pregunté.
-          Pantalla… Pablo, creo que estás rico
-          Tú sabes que alguien nos puede ver…
-          No hay nadie, todos tienen baños privados…
-          ¿qué?... Ten algo de respeto al menos… esto es DBM…
Al día siguiente cuando regresé a DBM, pedí que exclusivamente me ayudara Enid, con algo de molestas, aceptó.
-          Tú muy bien sabes que a las empresas les importan los resultados, cuando hablas de personas en esta parte, me pregunto ¿qué puede saber Pablo de personas?
-          Enid, con todo el respeto del mundo, quizás de Recursos Humanos no pueda saber, pero de personas, de personas sí sé… - Enid solo soltó una carcajada, mientras la veía caminando hacia su oficina.
-          Estoy caminando…
-          Oh, te sigo…


Quizás nunca encontremos al perfecto jefe o al perfecto asesor o al perfecto practicante, el punto es que nunca debemos detenernos cuando las cosas no parezcan que salgan como la hemos planeado, el punto es que nuestra perseverancia y el seguir adelante con los sueños que creemos que son los mejores para nosotros, siempre darán los mejores resultados. Ese mismo día, me contrataron en la empresa.


Share:

0 comments:

Post a Comment