11.11.2013

115. Nuevas Incursiones

La verdad es que no sé que pretendo cambiando tan repentinamente mis objetivos en la vida, pero a veces pasa, algunas veces te despiertas siendo santo y otras siendo un diablo, a veces eres pobre, a veces eres rico, a veces estás rodeado de mil personas y otras veces estás completamente solo. Hace unos días estuve caminando por el Saga Falabella de la Av. Begonias donde me habían comentado que iban a sacar la nueva colección de Basement para primavera-verano 2014. Lo cierto es que ya la habían sacado hace muchas semanas atrás, pero decidí ir a explorar un poco entre tantos trapos sueltos y mil y un problemas que tenía por el trabajo, dado mi avanzado grado de desinterés en los quehaceres diarios. La jefa de redacción me llamó muy fuertemente la atención porque había editado mal una columna y los muchísimos ejemplares terminaron salieron desastrozamente erróneos. Voy trabajando para esa empresa algunos meses desde que decidí renunciar a la gigantesca corporación en donde practicaba. 

La moda nunca antes había sido uno de mis temas favoritos, siempre lanzaba mis críticas constructivas sobre colores y diseños, pero jamás se me cruzó por la cabeza formar parte plena de un diseño o de un estilo en particular. Antes había tratado de incursionar en la industria, pero lo cierto es que no me fue bien, quizás por inexperiencia o quizás porque no le di la debida importancia. Cuando uno es joven piensa que lo puede hacer todo, pero lo cierto es que tienen que pasar algunos años más para que nos demos cuenta de lo que verdaderamente podíamos hacer.

- ¿Pablo?
- Estoy con tres pares de zapatos listos para ser calzados, dime Jerly - Contesté.
- La profesora de la maestría me ha pedido mi laptop prestada y lo primero que le ha salido son muchísimas fotos de penes, me quiero morir.
- No entiendo...
- ¡Que mi profesora está viendo mi laptop, no la suelta, sigue revisando!
- Y  por qué no se la quitas, no entiendo... -  pregunté.
- Porque el tema es urgente, espero que no abra los vídeos, sino me muero.
- ¿Qué vídeos, tus vídeos?
- Sí, me voy a morir, maldita profesora...

Mientras Jerly trataba de controlar su insospechada inseguridad, yo trataba de poner mis ideas en orden. Estas últimas semanas han sido bastante intensas de muchas emociones encontradas, de sentimientos profundos y chocantes que nunca antes había recibido. Llega un momento en la vida donde las personas nos sorprendemos de lo poco que hemos llegado a conocernos y la receta no está solamente en llevar cursos de auto-ayuda o de asistir a una terapia, va mucho más allá, la felicidad llega cuando estás cansado de sentir que la monotonía te consume o que a la larga terminas siendo algo por el hecho que los demás creen que es lo correcto, te terminas convirtiendo en lo que lo demás quieren y no en lo que uno siente que podría ser feliz. No quiero esperar a que me despidan de un trabajo a los 80 años con una frase "Ha llegado el momento de un cambio, este despido es la puerta a lo que usted siempre quiso, véalo como una oportunidad", cuando durante en esos 80 años pude haber hecho siempre lo que quise. 
Es por ello, que decidí tomar medidas drásticas en todos los aspectos de mi vida, tanto profesional, sentimental y académica. Estuve saliendo con alguien, nada especial, todo monótono, no me hacía feliz, quizás no terminaba porque tenía algo fijo y seguro, no era una relación importante para mi, no me sumaba ni me restaba ¿eso es lo que una persona debe buscar en otra, seguridad?
Esa misma noche, antes de ir al LifWeek, noche donde decidí hacer cambios aún no si para bien o mal en mi vida, corté aún no sé si para siempre con aquella persona. Semanas atrás había presentado mi carta de renuncia en la anterior empresa donde trabajaba y firmé un contrato con el periódico Hello Star, conocido periódico limeño que se dedica a los espectáculos y finalmente, ayer me matriculé en una reconocida escuela de modas de San Isidro, Chio Lecca.



Cuando llegué al LifWeek,evento al que asistí con Gino Cáceres un buen amigo que me consiguió la entrada, algo en mí comenzaba a revivir, ya había ido antes a eventos así, pero este era especial, algunas horas después descubrí por qué. Algo en mí decía que esto era lo que andaba buscando, pero esa es otra historia, que contaré en el siguiente post.



Share:

0 comments:

Post a Comment