6.22.2014

Young, wild and free

Las salidas nocturnas con Mariano se hacían cada vez más frecuentes. La brisa marina que se colaba en el taxi cuando regresaban a casa por el circuito de playas era el ingrediente perfecto para terminar la noche, mientras el cansancio vencía a Gonzalo y lo obligaba a cabecear durante el viaje.

Parecía que por fin se enfrentaba un poco más al mundo, se "agarraba" de vez en cuando a alguien en la discoteca.

Pero aún muchas cosas lo mantenían confundido, aún no estaba seguro de lo que buscaba. Siempre pensó que se trataba de hallar un alma gemela, pero comenzaba a cambiar de parecer.

¿Por qué dejar pasar más tiempo?¿Por qué aguardar por una ilusión y no vivir el presente?, se preguntaba.

Gonzalo había bloqueado la posibilidad del rechazo, su grupo de amigos era reducido y no tenía intención de ampliarlo. Hasta cierto punto se negaba a sí mismo a experimentar cosas.

No quedaba más que lanzarse a la piscina. No había más remedio que recuperar el tiempo perdido, la adolescencia incompleta, la vida universitaria que giró entorno a un gueto.

-¿Quieres salir hoy al Vale Todo Gonzalo?
-Ay, tengo que terminar lo de mi tesis, te juro que en un par de semanas podré salir.
-Aish, bueno.
-Es en serio.
-Oye, el otro día terminé en la cama de mi ex.
-¿Qué?
-Alucina, ya después te contaré.
-Ok perra.

Era junio del 2011 y se acercaba el fin de su último ciclo universitario. Al parecer, aún habían límites para Gonzalo.

Share:

0 comments:

Post a Comment